Wishlist
Cart
0

My cart

Demetrio de Falero ¿El primer Bibliotecario de la historia?

Demetrio de Falero
¿El primer Bibliotecario de la historia?

Hijo de Fanósfrato, estudió en Atenas en el Liceo con el filósofo Aristóteles, continuando posteriormente su educación con Teofrasto.

Demetrio de Falero dio sus primeros pasos en la literatura (317 a.C.) escribiendo algunas obras sobre política, arte militar, comentarios homéricos, doxografía e historia. Sin embargo, es recordado principalmente por sus grandes colaboraciones en la fundación y operación de la Biblioteca perdida más famosa de la Antigüedad: la Biblioteca de Alejandría.

Antes de dirigir esta biblioteca, fue nombrado líder de la ciudad de Atenas y ejerció este cargo durante 10 años; tiempo en el que realizó un censo, redactó leyes, estableció medidas fiscales y constitucionales; gracias a estas acciones se hizo amigo de filósofos, poetas y dramaturgos.

Para el año 307 a.C. sucedieron cambios políticos en Atenas, cambios que no fueron nada positivos para Demetrio, quien tuvo que huir, y por este hecho fue condenado a muerte en ausencia por los propios atenienses, por lo que casi todas sus obras y escritos fueron destruidos y su nombre borrado.

Hasta el año 297 a.C. Demetrio vivió en Tebas, donde continuó su formación y ante la imposibilidad de regresar a Atenas, optó por establecerse en la ciudad de Alejandría, convirtiéndose en consejero del rey de Egipto, Ptolomeo I.

En esta época es que conoció a quien fue general de Alejandro Magno, y le aconsejó de adquirir todos los libros del mundo “pues en ellos encontraría los consejos y advertencias que sus súbditos no se atreverían a darle”, pero necesitaban un recinto para resguardar todos estos libros, por lo que convenció al Rey Ptolomeo I de construir un edificio dedicado a las musas, llamado “museo” (que por extensión puede significar “lugar donde se cultivan las artes literarias”).

El Museo poco a poco se fue nutriendo de una biblioteca importante y Demetrio recibió grandes sumas de dinero para adquirir “todos los libros del mundo” (similar a la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos hoy en día).

El objetivo era llegar a 500,000 libros, lo que implicó un cambio en las estrategias de copiados de los textos para poder construir esa “memoria del mundo”. Por decreto real los barcos que atracaban en Alejandría debían entregar los libros que llevaban a bordo, los cuales era copiados, y los originales se les devolvían a sus propietarios, mientras que los duplicados se incorporaban a la biblioteca. Al final, se calcula que la gran Biblioteca llegó a la meta deseada

¿Podemos considerar a Demetrio de Falero como el primer Bibliotecario de la historia? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios.

Con información de:

  • Báez, Fernando, Historia Universal de la Destrucción de los libros, de las tablillas sumerias a la guerra de Irak, [Buenos Aires, Argentina], Editorial Sudamericana, 2004.
  • Cavallo, Guglielmo, Roger Chartier (dir.), Historia de la lectura en el mundo occidental”, Madrid, Editorial Taurus, 585 pp.
  • Manguel, Alberto, Una historia de la lectura. Alianza Editorial, Buenos Aires, Argentina, 1998, 400 pp.
  • Reyes, Alfonso, “La nave de Demetrio Faléreo”, El Colegio de México, en Thesaurus, T. V, vols. 1-3, 1949. Disponible en línea en Biblioteca Virtual Cervantes: https://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/05/TH_05_123_332_0.pdf
  • Vallejo, Irene, El infinito en un junco: la invención de los libros en el mundo antiguo, México, Debolsillo, 2020, 456 pp.
  • “DEMETRIO DE FALERO: el de la biblioteca de Alejandria”, en Biblioteca Ave Felix, 2004, Disponible en línea en: http://venialeer.blogspot.com/2004/01/12-demetrio-de-falero-el-de-la.html